Fuente

La muerte: según el diccionario la podríamos definir como un efecto terminal que resulta de la extinción del proceso homeostático en un ser vivo; y con ello el fin de la vida. Puede producirse por causas naturales (vejez, enfermedad, consecuencia de la cadena trófica, desastre natural) o inducidas (suicidio, homicidio, eutanasia, accidente, desastre medioambiental).

En fin es el proceso de fallecimiento, si bien está totalmente definido en algunas de sus fases desde un punto de vista neurofisiológico, bioquímico y médico, aún no es del todo comprendido en su conjunto desde el punto de vista termodinámico y neurológico, y existen discrepancias científicas al respecto.

Otros sinónimos de muerte son deceso, defunción, fallecimiento, óbito, expiración, perecimiento, fenecimiento, cesación.


Fuente

Mi intención con este artículo es hacerte reflexionar sobre este tema tan poco atractivo para la mayoría de los seres humanos. Con la finalidad de valorar más la vida aquí y ahora.

Tenemos la tendencia a vivir como si fuéramos inmortales, desde pequeños nos preparan para estudiar, tener casa, familia, etc. Una cantidad de posesiones y bienes materiales como si fuésemos seres eternos. Repito mi intención es que reflexiones con este tema ¿ si desde pequeños supiéramos cuanto tiempo vamos a estar acá y cuánto tiempo vamos a disfrutar de nuestros seres queridos cómo crees tú que sería esa relación?

¿Cómo te relacionarías con tus hijos, padres, amigos, pareja? Quizás existirían menos conflictos por los diferentes puntos de vista ¿Qué cosas realmente serian importante para ti? Te invito a hacer ese ejercicio mental si te quedara solo un día, una semana, un mes, un año ¿que harías, con quien lo compartirías, que sitios visitarías, que cosas aprenderías? ¿Cuál sería tu estilo de vida? ¿En qué invertirías tu tiempo?

Otra pregunta que te tengo ¿le temes a la muerte?


Fuente

Muchas personas o la gran mayoría temen a la muerte a tal punto que es un tema tabú. El miedo a la muerte se debe a dos hechos que ocurren dentro de nuestro inconsciente. En primer lugar, la muerte nunca es posible con respecto a nosotros mismos; es decir, la causa de la muerte es externa, en este sentido, se le atribuye un carácter maligno; la muerte es mala y se encuentra en el ambiente, no en nosotros mismos. Siguiendo esto, para nuestro inconsciente es inconcebible morir por alguna causa natural o vejez. En segundo lugar, la persona no es capaz de distinguir entre un deseo y la realización de este (un hecho); esto justifica la muerte sobre la base de la culpa donde el deseo y la realidad generan un conflicto. Así, la persona se considera responsable de la muerte del otro en el sentido de que el deseo de matarlo y el hecho de la muerte genera culpabilidad. Asimismo, el proceso del dolor siempre lleva consigo algo de ira. En este sentido, se depositan en la persona muerta dos sentimientos diferenciados: el amor que se tiene y ha tenido por esta a lo largo de su vida, y el odio generado por la sensación de abandono que genera la pérdida de este ser querido. El miedo a la muerte surge como una negación hacia la existencia de esta.

La muerte no es un misterio para quien sepa algo de biología, ya que es un proceso natural de todo ser vivo. Nacemos, algunos nos reproducimos otros no y morimos. La muerte no asusta a un ateo, porque sabe que nada podrá ocurrirle después de muerto. Lo único que podrá asustarle es una muerte lenta y dolorosa, pero la muerte asistida nos libera de este temor.

La muerte en la sociedad humana

La concepción de la muerte como fin o como tránsito, su creencia en una vida después de la muerte, en el Juicio Final, actúan como condicionantes para la actuación de los individuos en un sentido u otro. La idea de inmortalidad y la creencia en el Más allá aparecen de una forma u otra en prácticamente todas las sociedades y momentos históricos. Usualmente se deja al arbitrio de los individuos, en el marco de los conceptos dados por su sociedad, la decisión de creer o no creer y en qué creer exactamente. La esperanza de vida en el entorno social determina la presencia en la vida de los individuos de la muerte, y su relación con ella. Su presencia en el arte es constante, siendo uno de los elementos dramáticos a los que más se recurre tanto en el teatro, como en el cine o en novelas y relatos.


Fuente

¿Y si después de la muerte no hay nada más? ¿Y somos inmortales espiritualmente y estamos de paso acá solo para experimentar y evolucionar en otro lugar?

Amigo, amiga que me lees no le des tanta importancia a la muerte, vive y valora la vida, disfrútala cada día como si fuera un único día que tienes de vida que cuando la muerte llegue ya tendrás tiempo de saber ¿Cómo es?